Quiromasaje y Terapia Manual, Mª José Romero te explica cómo pueden ayudarte.

 

Actualmente, nuestro ritmo frenético (entrenamientos excesivos, estrés en el trabajo, familia) aumenta la carga de trabajo de nuestros músculos, y de manera continua se van sobrecargando.

Es necesaria una descarga y un tratamiento de cuidado de todos los músculos de nuestro cuerpo y para eso utilizamos el quiromasaje.

Los tipos de masajes que pueden llegar a realizarse para distintas terapias son:

 

 MASAJE DEPORTIVO: es la técnica de masaje que más aprecia y valora el deportista, en realidad no existe un masaje deportivo particular, la diferencia nace en el momento que se realiza la actividad del deporte y cuando se aplica de acuerdo a los objetivos que estemos buscando. Los principales objetivos de un masaje deportivo son:

 

* Acondicionar los tejidos para el esfuerzo en el deporte, mantenerlos en su mejor estado.

* Prevenir lesiones tanto en fase de entrenamiento como en fase de competición.

* Contribuir a la recuperación óptima del músculo que pueda estar dañado de acuerdo con su gravedad.

Tipología dependiendo la etapa en la que se encuentre el deportista:

Masaje preparatorio: se aplica entre 6 o 24 horas antes de que tenga lugar la competición, o actividad a desarrollar.Todo esto con la finalidad de mejorar las condiciones elásticas y contráctiles de los tejidos.

Masaje de recuperación: se aplica a los 30 minutos de culminar la actividad deportiva, primero el deportista tendrá que realizar una sesión de enfriamiento, donde disminuya el ritmo cardiaco, realice estiramientos, se hidrate y su respiración se normalice.

Masaje de mantenimiento: se debe realizar de una forma periódica con el fin de ver si hay sobrecarga o lesiones y aplicar tratamiento lo antes posible. Este masaje es tan importante que debe ser parte clave en la preparación del deportista sobre todo en los que compiten en altos niveles.

 

Durante cada uno de los masajes deportivos se desarrollan maniobras, amasamientos superficiales y profundos que ayudan a lograr cada uno de los objetivos antes mencionados, si bien los objetivos varían de acuerdo con la fase y el tipo de deporte, las técnicas y el ritmo de masaje también tendrá su variación.

 

DRENAJE LINFÁTICO MANUAL: es una técnica específica de mesoterapia cuya aplicación se realiza con dos objetivos principales.

Por un lado, se estimula la salida de líquidos intersticuales de zonas afectadas por algún tipo de inflamación, por otro, se atienden aspectos estéticos relacionados con la celulitis y el exceso de grasas adquiridos como resultado de una deficiente alimentación, vida sedentaria, problemas emocionales o mala circulación de la sangre.

Los objetivos del drenaje linfático manual son:

 

– Activa la movilidad de vasos linfáticos, ayudando a reabsorber el exceso de líquidos

– Disminuye el dolor de la zona afectada

– Acorta el proceso inflamatorio

– Ayuda a mejorar las defensas del organismo

– Relajación

– Elimina o previene la celulitis producto de la retención de líquidos o de problemas hormonales

– Es un buen tratamiento para la piel, favorece la circulación de la sangre ayudando a que no se formen bolsas ni arrugas.

– Esta indicado para combatir el acné

– En procesos post operatorios de cirugía estética como liposucción, abdominoplastia, lifting o aumento de pecho. El drenaje ayuda acelerando el tiempo de curación de los tejidos, reabsorbiendo los edemas y disminuyendo la inflamación y el dolor.

 

MASAJE CIRCULATORIO: El masaje circulatorio es una técnica cuya finalidad es la de activar el riego sanguíneo y linfático favoreciendo el intercambio celular. Al movilizar los líquidos corporales, se consigue por un lado, que los nutrientes lleguen mejor a las células, y por otro, que las toxinas circulantes alcancen los órganos y ganglios encargados de eliminarlas.

La técnica consiste en movilizar los líquidos corporales, actuando directamente sobre los vasos sanguíneos y linfáticos, e indirectamente sobre las terminaciones neuromotoras. Este procedimiento favorecerá el funcionamiento del músculo cardíaco e intensificará la distribución sanguínea desde los órganos internos hacia los músculos y la piel. Como resultado, habrá un incremento en la temperatura corporal que calentará y transformará los tejidos, previniendo lesiones circulatorias.

 

Cuidamos nuestro aspecto físico a distintos niveles, y muchas veces nos olvidamos de nuestro sistema muscular, pero tengamos en cuenta que es el que utilizamos 24 horas del día los 365 días al año. Desde que nos levantamos hasta el final del día está trabajando, evita que se sobrecargue y cuida tu musculatura para evitar lesiones mayores.

 

Si quieres sentirte bien y cuidar tu estado físico puedo ayudarte.

Mª José Romero Peral

Quiromasajista , Entrenadora Personal y Readaptadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.