CONSEJOS para un «verano» sin lesiones ni molestias musculares

Buen tiempo, viajes, playa, ciudad o montaña, esta claro que nuestros hábitos y horarios durante el verano cambian. Nuestro cuerpo siente estos cambios y debemos de tenerlo en cuenta.

Nuestros fisioterapeutas quieren daros unos pequeños consejos para que ningún dolor muscular, lesión ni caída inesperada os impida disfrutar de esas ansiadas vacaciones.

almohadas de viaje

Al viajar a otro lugar, cambiamos de cama y almohada, y nuestro cuerpo por la mañana puede tener resentida tanto la parte lumbar como la parte cervical. Si es posible intente llevarse una almohada personal a cada viaje o adaptar la nueva a tu altura. Si notamos molestia lumbar realizar unos estiramientos antes de levantarte. Abraza tus rodillas acercándolas al pecho, y después déjate caer a un lado y otro. Estarás listo para iniciar el día sin molestias.

Utilizar el calzado adecuado para cada actividad que vayáis a realizar. Ya sabemos que la costumbre en verano es llevar chanclas pero hay que tener cuidado ya que su uso prolongado puede producir heridas en la piel, ampollas o lesiones más graves como fascitis plantar, tendinitis o esguinces de tobillo.

El calor deshidrata nuestro cuerpo, es imprescindible tener a mano una botella de agua, y si es posible refrescarnos de cuando en cuando.

Tanto como si solemos realizar algún deporte habitualmente como si somos sedentarios, tenemos que llevar cuidado al practicar deportes de verano, ya que tienen características diferentes al resto y debemos iniciarlos de manera progresiva.

Sigue cuidándote, suelta tu cuerpo, tus tensiones o sobrecargas con masajes descontracturantes o relajantes realizados por profesionales titulados.

Utilizamos las vacaciones para descansar, relajarnos y recargar las pilas. El cuerpo nos pide tumbarnos al sol, o a la sombra pero lo hacemos de cualquier manera sin tener en cuenta qué es lo mejor para nuestro cuerpo. Por eso hay que elegir una superficie firme, que la arena este blanda para que se adapte a nuestro cuerpo y preferiblemente boca arriba. Si utilizamos silla de playa o hamaca incorporar nuestra espalda bien pegada al respaldo pero sobre todo intercalar tiempos de estar sentado o tumbado con algo de movilidad, no permanecer largos periodos de tiempo en la misma posición.

Recuerde que ante los inicios de dolores o posible lesión hay de pausar la actividad y acudir a un profesional, puede contactar con nuestro equipo que no cesa su actividad en agosto, pedir información y comenzar su tratamiento.

Y lo más importante de todo: PRECAUCIÓN, MANTÉN LAS DISTANCIAS, USA MASCARILLA y DISFRUTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.