inicio > Lesiones > Hombro del lanzador - Tendinitis calcificante de hombro - Rotura del Manguito de los Rotadores del Hombro

Rotura del Manguito de los Rotadores del Hombro

El síntoma más frecuente de un desgarro del manguito de los rotadores es el dolor persistente en el hombro, que puede empeorar con el tiempo y llegar a persistir incluso por la noche. El dolor suele empeorar al yacer sobre el hombro y puede ser tan intenso que dificulte el sueño. Puede haber una pérdida de movilidad de la articulación del hombro. Generalmente, cuanto más grande es el desgarro, mayor es el dolor, la pérdida de movilidad y la debilidad. Si la rotura es pequeña, la función del hombro puede estar mínimamente afectada y el dolor será el único síntoma.

¿Qué es el Manguito de los Rotadores?

El manguito de los Rotadores del Hombro es un tendón común formado por los cuatro músculos que rodean la articulación del hombro: Supraespinoso Infraespinoso,  Redondo Menor y  Subescapular, que se encarga de la rotación de la articulación del hombro.

Los desgarros del manguito de los rotadores pueden aparecer como consecuencia de un traumatismo (como una caída) o por la contracción súbita de uno de los músculos rotadores. También puede ocurrir como un desgarro por como consecuencia de una abrasión crónica de la superficie del tendón.

Debido a la función de estos músculos, deportes que implican una gran rotación de hombro, por ejemplo  en  la natación, el remo en el kayak, el  volleyball o el balónmano someten con frecuencia bajo mucha tensión a los músculos integrantes del manguito.

Los problemas del manguito pueden clasificarse en dos categorías: los desgarros musculares o tendinosos y la inflamación de las estructuras de la articulación.

Tratamiento de la Rotura del Manguito de los rotadores del hombro

El tratamiento de las roturas del manguito de los rotadores puede ser quirúrgico o conservador.

El tratamiento no quirúrgico se centra en la rehabilitación de la porción intacta del manguito. Mediante el fortalecimiento de las restantes unidades músculo-tendinosas, el paciente puede recuperar un nivel aceptable de función y controlar el dolor hasta un nivel tolerable. Esta es la primera línea en el tratamiento de las roturas del manguito rotador. Si la rehabilitación fracasa, el tratamiento quirúrgico puede ser una opción.

En una primera fase, recomendamos:

Aplicar hielo en el hombro durante veinte minutos, tres veces al día.

Reposo del brazo por cortos periodos de tiempo, ya que es importante mantener el movimiento del hombro para prevenir rigideces y limitaciones adicionales.

Infiltración de Factores de Crecimiento.

Infiltración de Orthokine.

Plan de ejercicios funcionales y estiramientos personalizados y controlados por un Fisioterapeuta.

Segunda Fase:

Si los tratamientos combinados anteriormente no funcionan, es fundamental acudir a un Traumatólogo especializado en la articulación del hombro para que estudie la posibilidad de una cirugía.

Cerrar X
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .