inicio > Lesiones > Distensión de los isquiotibiales - Rotura fibrilar del cuadriceps

Rotura fibrilar del Cuádriceps

El cuadriceps es un conjunto de cuatro músculos (crural, vastos externo e interno y recto anterior) cuya principal función es la extensión de la rodilla. Es uno de los grupos musculares más potentes del cuerpo humano y su correcta función depende de la perfecta coordinación entre sus componentes y con su antagonista los isquiotibiales.

La rotura fibrilar del cuádriceps es una rotura parcial o total de las fibras musculares. No solo las fibras musculares se ven afectadas sino también todo lo que lo rodea como el tejido conjuntivo que rodea los vasos sanguíneos.

¿Causas de la rotura fibrilar del cuádriceps?
Si necesitas que uno de nuestros profesionales estudie tu caso clínico:
(Mediante el envío de mi teléfono confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad)

Las causas más comunes de rotura fibrilar son:

Un mal esfuerzo o una fatiga muscular consecuencia de un sobre esfuerzo.

Sedentarismo, las personas sedentarias tienen las fibras musculares más expuestas a sufrir un desgarro.

Traumatismos, fundamentalmente en deportes de contacto.

La desnutrición o mala alimentación debilita la capacidad contráctil de las fibras musculares.

La mala circulación sanguínea -que puede ser tanto venosa como arterial- causa que el músculo no reciba durante el ejercicio el aporte suficiente de flujo sanguíneo por lo tanto que las sustancias de desecho no se eliminen adecuadamente, esto implica una probable intoxicación del músculo.

Tratamientos de la rotura fibrilar del cuádriceps

El tratamiento casero recomendado una vez se produzca la rotura fibrilar es la aplicación de hielo sobre la zona lesionada, y si se eleva el miembro mejor.

A continuación un especialista evaluará el grado de rotura fibrilar para recomendar un tratamiento.

Si son de grado 1 o leves: 

Aplicación de hielo, elevación, Movilización activa, TENS, Hipertermia.
Estiramientos sin dolor, potenciación isotónica y ejercicios funcionales.
Entrenamiento isocinético (desde velocidades angulares rápidas a lentas y desde acciones concéntricas a excéntricas), ejercicios específicos del deporte practicado y ejercicios de propiocepción. Todos estos ejercicios deben de ser supervisados por un profesional.

Si son de grado 2 o moderados:

Compresión, hielo, elevación, Hipertermia,  Indiba, EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular), Movilización activa indolora y entrenamiento isométrico indoloro.
Estiramientos indoloros, potenciación isotónica (comenzando con pesos ligeros a más pesados y primero con acciones concéntricas a excéntricas) y ejercicios funcionales.
Entrenamiento isocinético (desde velocidades angulares rápidas a lentas y desde acciones concéntricas a excéntricas), ejercicios específicos del deporte y ejercicios de propiocepción.

Si son de grado 3 o graves:

Compresión, hielo, elevación, Hipertermia, Indiba, EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular), Movilización activa indolora, Entrenamiento isométrico indoloro.
Estiramientos indoloros, potenciación isotónica (comenzando con pesos ligeros a más pesados y primero con acciones concéntricas a excéntricas) y ejercicios funcionales.
Entrenamiento isocinético (desde velocidades angulares rápidas a lentas y desde acciones concéntricas a excéntricas), ejercicios específicos del deporte y ejercicios de propiocepción.

Cerrar X
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .