Bursitis de cadera

¿Qué es la Bursitis de cadera?

La bursitis de cadera es el término que se utiliza para definir la inflamación de la bursa en la cadera. La bursa es una bolsa que contiene líquido sinovial cuya función es la de actuar como colchón amortiguador de golpes entre un tendón y un hueso. Al dañarse la bursa sentiremos inflamación, exceso de líquido y dolor en la zona.

Entre las principales causas de la bursitis de cadera se pueden destacar:

-Traumatismo repetitivo en la zona de la cadera.

-Presión en la cadera causada por permanecer sentados en superficies duras durante largo periodo de tiempo.

-Caídas que ocasionen golpes directos sobre la cadera, pudiendo lesionarla.

-Desequilibrio: Cuando tenemos una pierna ligeramente más larga que la otra.

-Actividades deportivas que requieren de movimientos continuados de cadera como el ciclismo, correr o subir pendientes.

-Uso excesivo, reiterado o estrés de la cadera.

-Infección con bacterias, como Staphylococcus aureus (o una infección por estafilococo).

-Diabetes.

-Gota.

-Artritis reumatoide.

-Problemas de columna vertebral, como la escoliosis.

-Espolones óseos en la cadera.

-Cirugías anteriores, como una artroplastia de cadera o un reemplazo de la articulación de la cadera.

Tratamiento de la Bursitis de cadera

El tratamiento consta de esta serie de medidas que pueden ayudar a mejorar la dolencia y aliviar el dolor:

- Comenzar con ejercicios suaves cuando los médicos lo autoricen. El ejercicio es importante para estirar los músculos y mantenérlos fuertes. No comenzar a correr o hacer otros ejercicios fuertes antes de que el dolor haya pasado por completo y su médico lo autorice.

- Aplicar hielo en la parte exterior de la cadera para calmar el dolor y bajar la inflamación.

- Correr solamente en terrenos planos (no a las carreras de campo, en la orilla de la playa con desnivel o parkour).

- No practicar acrobacias o técnicas de lanzamiento.

- Medicamentos recetados por el médico: antibióticos, antiinflamatorios no esteroideos y esteroideos.

- Fisioterapia: ultrasonidos para aumentar el flujo de sangre hacia el área lesionada y masajes para estirar los tejidos y producir calor en la lesión lo cual aumenta el flujo de sangre hacia el área lesionada.

- Extracción del exceso de líquido de la bursa. La extracción del exceso de líquido puede ayudar a que la bursitis mejore con más rapidez. Este líquido puede ser enviado al laboratorio para que lo examinen y constaten si existe una infección.

- Posición para dormir. Dormir de espaldas o sobre el lado que no se tiene la bursitis. Colocar almohadas entre las rodillas al acostarse de lado.

- Pérdida de peso. Si se tiene sobrepeso se debe adelgazar para quitarle presión a las caderas.

- Infiltraciones con Factores de Crecimiento: regeneran y cicatrizan rápidamente los tejidos dañados sin necesidad de cirugía, pudiéndose combinar con la Ozonoterapia.

Cerrar X
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .